San Juan Chamula

Si está dispuesto a viajar por un misticismo mágico sin duda San Juan Chamula le llenará de emociones inolvidables, en donde su carnaval es de impresionante realismo y tradición bailando durante los cinco días perdidos del antiguo calendario maya. Estos "cinco días", son los que se perdieron al pasar del calendario maya al Gregoriano, y son durante el mes de febrero, la fecha exacta es variable.
San Juan Chamula es posiblemente la comunidad Tzotzil mas visitada. En Zinacatan además de visitar la iglesia, capilla de las autoridades, visita a la casa de Pascuala en donde se podrá ver la elaboración de los textiles en telar de cintura.

Atractivos turísticos
Los principales atractivos turísticos son: San Juan Chamula, Iglesia de San Juan Bautista, La Fiesta del Carnaval, Museo Etnográfico de Chamula, El cerro Tzontehuitz y la laguna Petej.

Zinacantán

Zinacantán, un pueblo tzotzil, a 10 km de la ciudad. El camino que conduce a él, pasa por la labor de Esquipulas, bello ejemplo de la arquitectura rural de los Altos donde se firmó en 1869 la tregua de la guerra de Castas. Prosigue bordeando los pies del cerro Huitepec, donde se ha constituido una reserva ecológica con senderos para apreciar la flora y la fauna propinas de las regiones templadas de Chiapas.

En Zinacantán los espacios sagrados están marcados por los cerros que rodean el pequeño valle y el conjunto formado por la iglesia San Lorenzo, de origen colonial pero remodelada a principios de siglo según el gusto del neoclásico sancristobalence, y las capillas de Esquipulas y San Sebastián.

El museo Ik'alojov resume dentro de una casa tradicional de paja y barro, la riqueza cultural zinacanteca. En él hay muchas muestras de indumentaria, mobiliario, instrumentos musicales, utensilios. El despliegue de la producción artesanal de tonos de gran colorido al valle cuyo paisaje está salpicado de invernaderos para la producción florícola. Las flores son parte importante no sólo de la economía zinacanteca sino también de sus rituales.

Lacanja

Lacanjá Chansayab es una comunidad lacandona ubicada en las márgenes de la Reserva de la Biosfera Montes Azules y en las inmediaciones de la Zona Arqueológica de Bonampak. Aquí uno encuentra cascadas y ríos, habitado por los descendientes mayas del grupo étnico Lacandones, que aún conservan sus tradiciones y son fieles guardianes de los vestigios de la gran cultura maya. La zona cuenta con un clima cálido húmedo con lluvias todo el año. La comunidad se localiza en el municipio de Ocosingo.

La selva Lacandona es uno de los lugares más representativos de la riqueza biológica de México. Posee árboles de hasta 60 metros de altura que sirven de sustento a cientos de especies de helechos, orquídeas y broméelas, además de ser un refugio para las diversas especies de aves y mamíferos que los habitan.

En este mágico y exclusivo lugar se encuentra el "Centro Ecoturístico Lacanjá Chansayab" en donde se ofrecen los servicios de hospedaje y alimentación en medio de una naturaleza salvaje y de una exuberante vegetación.

Esta zona es ideal para acampar, practicar el senderismo a través de la selva visitando las cascadas de Moctuniha y algunos vestigios arqueológicos de la cultura maya, natación, descensos en balsas sobre el río Lacanjá y la observación de flora y fauna. El senderismo es guiado por indígenas lacandones expertos conocedores de la región, a través de senderos que se adentran en la exuberante vegetación de la selva tropical.

Desde el Centro se pueden visitar las Zonas Arqueológicas de Lacanjá y Bonampak y las cascadas Las Golondrinas, además esta a 40 minutos de Frontera Corozal, poblado de donde parten las lanchas para visitar la Zona arqueológica de Yaxchilán.

La comunidad de Lacanjá-Chansayab se encuentra aledaña a la región norte de Reserva Lacantún y en ella habita el grupo más numeroso de indígenas Lacandones con aproximadamente 754 personas. En este lugar se ofrece el servicio de hospedaje o lugares donde se pueden instalar tiendas de campaña. Generalmente son los Lacandones quienes administran los servicios. La mayoría de los indígenas dedicados al turismo han invertido su propio dinero, mientras que algunos están recibiendo apoyo de instituciones gubernamentales como la Secretaría de Turismo del Estado.

Metzabok

Nahá y Metzabok son comunidades que nacen en la década de los años cuarentas y son zonas idóneas para la exploración espeleológica turística, sin duda alguna.

En Metzabok y Nahá, debido a que sus habitantes indígenas son los mal llamados "Lacandones Caribes”. Estas zonas, Nahá y Metzabok, se constituyeron como áreas de protección de flora y fauna para contribuir con el aprovechamiento y conservación de los recursos naturales de la zona. Nahá y Metzabok tienen una extraordinaria importancia ecológica por sus lagunas, su biodiversidad (entre la que se cuentan especies amenazadas o en peligro de extinción, como el hocofaisán, el águila arpía, el quetzal y el jaguar, además de que en la zona residen dos de las comunidades más antiguas y tradicionales de los lacandones.

Paquetes

  • Paquete No. EC007-CHBA-014

    CHIAPAS BÁSICO

  • Paquete No. 02/2012

    CIRCUITO CHIAPAS MAGICO I